Hace ya muchos años que elegí la profesión de ilustradora.

Desarrollar mi creatividad, expresarme a través del dibujo y jugar, sobre todo jugar, fueron algunas de las razones. El aburrimiento no forma parte de mi trabajo. Si en algún momento  sentarme delante de mi tableta a crear es más un «puffff» que un momento de relajación me paro y pienso…

«No, por ahí no».

Estos últimos meses he estado trabajando en el realismo; un realismo «a mi manera» porque la esencia es la esencia y eso siempre mejor conservarlo.

Estoy aprendiendo a darles mayor expresividad a los personajes.

Posturas menos rígidas.

Un uso del color y del sombreado más correcto y detallado.

En resumen, un dibujo más adulto y arriesgado con el que estoy disfrutando muchísimo.

Publicaciones Recientes

Se agradecen los comentarios, ¡anímate y deja uno!

dieciocho − 13 =