El otoño también es una buena época para celebrar la Primera Comunión.

Esta vez la familia eligió los tonos campestres y los elementos naturales para la decoración de las mesas.

Un fondo verde para los recordatorios y un dibujo personalizado de la niña, que se aplicó a todos los elementos.

En las tarjetas que decoraban las botellas.

En los menús para los invitados.

En el seating.

En los recordatorios.

En los nombres de los invitados.

Una Primera Comunión campestre donde se ha cuidado cada detalle y la cartelería a juego hace que el espacio quede realmente bonito.

Publicaciones Recientes

Se agradecen los comentarios, ¡anímate y deja uno!

1 × 2 =